1er Concurso de Peso muerto Chicáhuac

Por : Comunicación y Eventos

Gimnasio Chicáhuac, cuna de feroces, salvajes y comprometidos estudiantes pertenecientes a la Universidad del Valle de Puebla lanza su primera edición del concurso Peso muerto para avanzados, novatos y aficionados. Con el objetivo de formar profesionistas acordes a la realidad social y con el fin de lograr la cohesión estudiantil-deportiva mejorando su calidad y ritmo de vida.

Este 14 de mayo se realizó el mencionado concurso dirigido exclusivamente a la población masculina del Gimnasio UVP. El evento, lleno de testosterona, tuvo una grandiosa aceptación por parte de nuestra comunidad. Lo único que necesitas para participar es:

  • Actitud
  • Coraje
  • Fuerza
  • Optimismo
  • Compromiso
  • Respeto
  • Motivación

Valores que plasma y fortalece la Universidad del Valle de Puebla a través de su calidad estudiantil y deportiva.

Dentro de la competencia los participantes estaban obligados a romper todo su esquema y llevar al máximo cuerpo y mente. Dejar todo atrás, centrarse, focalizar, levantar y hacer una repetición máxima (1RM).

El evento fue meramente recreativo: no hubo premiación, no hubo tres primeros lugares. El porqué de esta metodología es romper el ciclo de competencia, ya que en ocasiones solo se participa por el premio a recibir, dejando de lado tus valores como atleta, entonces el consejo que te damos es trabaja duro, diviértete y haz historia, que tu premio sea la satisfacción del logro y lo que obtengas como premiación sea un plus.

La metodología del evento comprendió bloques de peso, mismos que proponían los mismos atletas conforme a su capacidad atlética. De esta manera se logró una participación sin discriminación por levantar menos, llevándose por igual los mismos aplausos y porras.

Entre los nueve deportistas, los más destacados fueron:

  • Rubén Orlando Molina alumno de la licenciatura en Fisioterapia, levantando un peso de 204 kg.
  • Fernando Orduña Ramírez alumno de la licenciatura Fisioterapia, levantando un peso de 196 kg.

Un evento que estuvo inundado de risas, aplausos, gestos, mareos. En fin, fue un evento de convivencia sana y sin crítica.

Muchas felicidades a cada uno de nuestros participantes y… ¡a prepararse para el siguiente Peso muerto! Habrá muchas sorpresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *