Así festejan el día de muertos: concurso de Catrina Calaca-tilica y flaca.

Por : Agencia de Noticias

 

Estudiantes UVP, de la Universidad del Valle de Puebla festejan el día de muertos con un concurso de catrines.

Por David Maxil • 29 de octubre de 2019

El 29 de octubre, en punto de las 17:00 hrs. dio inicio el concurso de catrines en la explanada del Complejo Kukulcán, al cual asistieron los estudiantes de la comunidad UVP, quienes desde, por lo menos, una hora antes comenzaron a arribar para apartar el mejor lugar y apoyar a sus representantes con efusivas porras.

En el evento participaron alrededor de 25 alumnos de distintas licenciaturas de la Universidad, quienes se mostraron entusiasmados y nerviosos ante su presentación en público.

La temática para el concurso consistía en seleccionar un personaje representativo de México y su cultura para caracterizarse con base en él, además de agregar un toque creativo ajustado a la temática del catrín y la catrina.

Con elegantes trajes y bien caracterizados con ayuda de maquillaje uno a uno fueron haciendo su presentación los participantes, quienes dieron un recorrido sobre la tarima para posteriormente hacer una breve descripción de su indumentaria y la justificación del porqué seleccionaron dicho tipo de atuendo o personaje.

El recorrido de cada alumno estuvo siempre lleno de tensión, disminuida por las porras y gritos de efusividad en apoyo a su candidato predilecto, pues la explanada del Complejo Kukulcán estaba a su cupo máximo, dificultando, incluso el tránsito de docentes y estudiantes de aula a aula.

El evento fue tan llamativo y lleno de emoción que incluso había quienes se asomaban curiosos y sonrientes por las ventanas de las aulas, intentando obtener la mejor vista para observar el desfile de catrines y catrinas por la tarima.

Con nervios y emoción estuvo marcada la parte final del evento, mientras se daban a conocer los resultados de quién saldría ganador ante tan reñida competencia. Los jueces tomaron su tiempo en deliberar, mientras las porras no cesaban para los catrines y catrinas, quienes ansiosos esperaban el veredicto.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *