Brevísima historia del inicio de las bibliotecas

Por : Comunicación y Eventos

Biblioteca Central / Diana Lizeth Pérez Morales

En esta ocasión, hablaremos muy brevemente sobre la historia de las bibliotecas, hasta que llegaron a México.

Uno de los registros más antiguos que se ha encontrado sobre un edificio dedicado a coleccionar material de lectura, como papiros y tabletas de barro, se encuentra en lo que ahora conocemos como Irak, y fue creado por el rey de Asiria, en Nínive, de nombre Asurbanipal, aproximadamente en el año 1100 a.C.

La siguiente biblioteca de gran importancia fue la de Alejandría, en Egipto, pero fue destruida en el siglo III a.C. Posteriormente, el concepto de Biblioteca pública fue adoptado en Grecia y Roma.

Durante la Edad Media, los libros solían estar resguardados en monasterios, pero con la creación de las universidades y la imprenta en la época del Renacimiento, comenzó el auge de las bibliotecas.

En América, las civilizaciones mesoamericanas transmitían su conocimiento a través de los códices. Los españoles nos trajeron los libros como los conocemos ahora y el breviario de Jerónimo de Aguilar, el intérprete de Cortés, fue el primero en llegar a México, luego de que él naufragó en 1511.

Nuestro país fue el primero en contar con una imprenta y una biblioteca, ubicada en la Catedral, en el año de 1534. No obstante, poseer los libros era un privilegio de los españoles y criollos.

Al terminar la Independencia, en 1821, los liberales fundaron bibliotecas públicas, aunque el conocimiento estaba restringido para la mayoría de las personas, por lo que después de la Revolución de 1910 se buscó que los libros llegaran a todos los rincones del país.

A partir de los años cincuenta, las bibliotecas universitarias comenzaron a recibir más apoyo y en 1983 se establece el Plan Nacional de Bibliotecas Públicas.

Es de destacar que el 24 de octubre se celebra el Día Internacional de la Biblioteca, en recuerdo de la Biblioteca Nacional y Universitaria de Bosnia-Herzegovina, destruida por un incendio en 1992, durante la Guerra de los Balcanes, con la finalidad de promover la importancia de estos recintos.

Referencias:

Novelle, L. (2013). Historia del libro (I): Las bibliotecas de la antigüedad. Recuperado el 20 de abril de 2020, de https://www.biblogtecarios.es/.

Fernández de Zamora, R. M. (1994). La historia de las bibliotecas en México, un tema olvidado. [Conferencia]. En 60th IFLA General Conference Libraries for Social Development. Recuperado el 20 de abril de 2020 de http://archive.ifla.org/IV/ifla60/60-ferr.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *