Champeta colombiana: Un legado en peligro de extinción

Por : Comunicación y Eventos

Coordinación de Difusión Cultural

La champeta es considerada una coreografía con sabor africano, proviene de aquellos esclavos que los españoles llevaron a América, quienes, a causa de ser constantemente oprimidos fueron creadores de la mayor parte del folklor africano y colombiano. Este tipo de baile tradicional recuerda a la sensualidad del tango y la lambada pero con la pericia técnica y las contorsiones propias del breaking.

Imagen tomada de: www.casalacartujita.com

El epicentro de este baile que se ha ido extendiendo por todo el país, rebasando las fronteras colombianas es en la deslumbrante Cartagena de Indias. La champeta,  el estilo musical que surgió en sus calles al calor de los “picós”, es decir, las camionetas donde se cargaban los elepés y los altavoces para crear discotecas al aire libre en cualquier plaza o descampado, una versión caribeña de los “soundsystem” jamaicanos.

La champeta está considerada como un baile marginal, pues toda aquella sensualidad y movimientos exóticos que rodean a la escena de champeta hicieron que, en el 2015, las autoridades colombianas buscaran prohibirla, al menos para los menores de edad. Aunque la champeta siempre ha tenido mala fama entre las élites colombianas, y debido a que su nombre remite a los arrabales, a gente humilde y carente de cultura, su extravagancia ha hecho que este baile se expanda por toda Colombia y rebase sus fronteras.

Uno de las más recientes y famosas presentaciones de esta danza ha sido en el evento deportivo más grande de todos los tiempos: el Super Bowl, siendo la cantante Shakira la acreedora de romper con todo el enigma y mala fama que se ha generado alrededor de esta cultura, baile, expresión y tradición. Realizando una magnifica representación de la Champeta Colombiana con técnica y preparación, causando entre la audiencia mundial el contagio por bailar y conocer sobre esta identidad.

SABOR COLOMBIANO

Imagen tomada de: www.telemundodeportes.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *