COVID-19 un virus económico

Por : Comunicación y Eventos

División de Negocios, Hospitalidad y Ciencias Sociales / Coordinación de Economía

La situación por la que actualmente se atraviesa a nivel internacional ha tenido grandes impactos en términos no solo de salud, sino políticos, sociales, ambientales y especialmente económicos.

Las medidas implementadas para poder hacer frente a una contingencia de salud son importantes para garantizar el bienestar de la población, sin embargo, desde la perspectiva económica se modifica la productividad y la dinámica de los flujos económicos, al paralizar tanto la producción como la distribución de los bienes y servicios.

La epidemia del COVID-19 (neumonía por coronavirus), que comenzó a finales de 2019 en un mercado de la ciudad de Wuhan, en China, generó la restricción de movilidad de 11 millones de habitantes, solo en esta región (Walker, 2020), con lo cual se afectaron directamente los comercios, los servicios de transporte, el turismo, los restaurantes, los cines, entre otras actividades en el corto plazo, sin embargo, conforme la situación se mantuvo, se generó retraso en la producción y reacciones comerciales adversas por parte de clientes extranjeros, creando toda una situación de incertidumbre que se trasladó a todo el mundo, impactando al menos a 114 países, expandiéndose el contagio a cerca de 120,000 personas y dejando a más de 4,200 víctimas (Barría, 2020).

Los primeros problemas en la producción se presentaron al romperse la distribución entre las principales cadenas de suministros, especialmente por la escasez de piezas, de hecho, Hyundai de Corea del Sur, paró su producción de automóviles por falta de piezas; también la producción de celulares y de electrónicos se han vistos afectados por este problema.

Todos los países proveedores de materias primas tendrán efectos negativos ante la disminución de la producción, especialmente los países productores y exportadores de petróleo, ya que tan solo en febrero la demanda de Petróleo por parte de China disminuyó en un 20% (Duarte, 2020), con lo cual los precios de esta materia prima cayeron drásticamente, según datos de la OPEP en julio del 2008 el precio por barril alcanzó su máximo de 131.22 dólares, y para el 17 de marzo del 2020 su precio cayó a 30.36 dólares (Expansión, 2020).

Para poder entender este efecto, debe tomarse en cuenta que China en el 2003 tenían un crecimiento mayor al 8%, en este momento enfrentó los efectos negativos del síndrome respiratorio agudo grave (SARS), con lo cual su PIB cayó en 5 puntos; sin embargo, ahora en el 2020 China presentaba un crecimiento de casi 6%, y ante los efectos del Covid-19 se estima que su crecimiento para este año será de entre -0.4% y 2% (García Arenas, 2020). Según la consultora Capital Economics de Londres, estimó que el Coronavirus costará unos $280.000 millones de dólares en los primeros tres meses del 2020, cifra que supera a todo el presupuesto anual de la Unión Económica Europea (Walker, 2020).

Este ambiente de incertidumbre afectó negativamente a las bolsas financieras en todo el mundo, tan solo el 9 de marzo se denominó el lunes negro, ya que en tan solo 15 minutos el índice Dow Jones de Wall Street cayó en un 7.7%, por lo que tuvo que suspender operaciones. (RTVE, 2020), mientras que en México la Bolsa Mexicana de Valores cayó en un poco más del 5%.

Para el caso de México se estima que el brote de coronavirus puede provocar una reducción de las exportaciones de México, de al menos USD 1,369 millones (Infobae, 2020), una disminución del valor de la moneda, una reducción en el índice de actividad económica y una reducción de los precios del petróleo que incrementará el déficit público.

Dentro de todos los aspectos negativos que hasta aquí se han planteado, existe un elemento que puede beneficiar a México en el largo plazo, y es que algunas empresas importantes están pensando en salir de China, y con la ratificación del tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), nuestro país puede presentar una ventaja comparativa, y convertirse en un receptor de tal inversión, pero ello requiere de una estrategia clara y bien direccionada.

 

Bibliografía

Barría, C. (Marzo de 12 de 2020). Coronavirus: “Estamos muy cerca de una recesión global” por el rápido avance de la pandemia. Obtenido de BBC News Mundo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-51679342

Duarte, F. (27 de febrero de 2020). Coronavirus: los inesperados efectos económicos que la epidemia puede tener en tu bolsillo. Obtenido de BBC World Service: https://www.bbc.com/mundo/noticias-51645409

Expansión. (marzo de 2020). Datos macro. Obtenido de datosmacro.com: https://datosmacro.expansion.com/materias-primas/opec

García Arenas, J. (20 de febrero de 2020). El impacto económico del temido coronavirus: ¿debemos preocuparnos? Obtenido de Caixabanck: https://www.caixabankresearch.com/el-impacto-economico-del-temido-coronavirus-debemos-preocuparnos

Infobae. (6 de marzo de 2020). México será la octava economía más afectada por la epidemia de coronavirus. Obtenido de infobae.com: https://www.infobae.com/america/mexico/2020/03/06/mexico-sera-la-octava-economia-mas-afectada-por-la-epidemia-de-coronavirus/

RTVE. (9 de marzo de 2020). Lunes negro en las bolsas mundiales por la caída del petróleo y la expansión del coronavirus. Obtenido de RTVE.es/AGENCIASPara todos los públicosreproducir video04.04 min: RTVE.es/AGENCIASPara todos los públicosreproducir video04.04 min

Walker, A. (8 de febrero de 2020). Coronavirus en China: cómo el costo económico de la epidemia se expande por el país y más allá de sus fronteras. Obtenido de BBC: https://www.bbc.com/mundo/noticias-51390427

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *