Defensa del maíz y de las cocinas tradicionales de Puebla

Por : Comunicación y Eventos

 División de Negocios, Hospitalidad y Ciencias Sociales / Coordinación de Gastronomía

Las tendencias globales que marcan el futuro en la interrelación entre el hombre y su medio, se inclinan por generar estados conscientes acerca del uso racional de nuestros recursos naturales y sociales, así como por la revalorización de los saberes de nuestros pueblos originarios. México es uno de los crisoles más complejos y ricos en cultura y expresiones artísticas en toda la historia de la humanidad. Sus intrincados procesos sociales dieron por resultado una de las formas más bellas y originales que ha tenido un pueblo de expresar su sentir y pensar al respecto de la tierra y el cosmos. La conformación de sus sociedades ha sido un lento proceso bio-psico-social que se ha llevado a cabo por más de 20,000 años. El éxito de la llamada raza cósmica ha sido, es y será su alimentación.

En Puebla y el centro del país, el origen de las costumbres, usos y tradiciones alimenticias se encuentran enraizadas en los propios orígenes del hombre en el altiplano de México. En el valle de Tehuacán se ha encontrado evidencia científica de la existencia de campos sembrados propios  del sistema de “milpa”, así como de la domesticación y diversificación de sus principales cultivos, además de la generación y perfeccionamiento de gran parte de las técnicas y métodos  para hacer asimilables sus alimentos. Esta gran zona cultural es uno de los centros de origen y diversificación de alimentos más importante de América y el mundo.

En México comer es un acto ritual y la gastronomía nacional es una ciencia social. Sus fundamentos, procesos y métodos involucran a toda la sociedad en dinámicas que fortalecen los lazos afectuosos y generan interrelaciones profundas  de identidad que animan su sentido de pertenencia. Las expresiones coquinarias del pueblo mexicano han sabido mantener en gran medida su originalidad y valores originarios, haciendo de nuestras cocinas ancestrales una forma de resistencia pacífica del pueblo que se niega a la redención.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *