El conocimiento ante la sensibilidad estética

Por : Comunicación y Eventos

En el arte marxista es prioritario mantener la parte cognitiva del individuo desarrollada, pues a partir de ella que se puede identificar con las obras de arte, ya que cada una (mural) refleja su historia y el contexto en el que está viviendo.

Los murales que se crean bajo los ideales del marxismo pueden ser tomados como material didáctico para mostrar la realidad del individuo, pero aquello quiere decir que este debe estar constantemente identificado en la obra de arte para comprender lo que en ella se describe. A lo que el individuo solo cuenta con una abstracción y proyección de un juicio estético ante la obra.

Lo anterior quiere decir que el individuo no hace uso de su sensibilidad, sino de su razón para comprender los murales. Como ejemplo, en el mural “El hombre en el cruce de caminos o El hombre controlador del universo” de Diego Rivera, donde nos refleja el cruce de caminos que el hombre se está enfrentando mentalmente en la vida social y su educación.  Con imágenes que muestran a los jóvenes una vida cómoda imposible de alcanzar, y por otra parte se encuentra un retrato de Lennin, que refleja el socialismo y comunismo, ideales de Marx respecto a la equidad en el pueblo y en sus gobernantes. También nos muestra los nuevos descubrimientos del hombre en la ciencia, las nuevas producciones en masa por medio de las maquinas, las cuales van dejando atrás la mano de obra del hombre. El desequilibrio de las tradiciones ante los deseos y, para finalizar, la pérdida de nuestras raíces.

El hombre puede identificar, traducir y crear un juicio estético ante esta obra, pero ¿qué sucede en su sensibilidad?, posiblemente se recrea la conciencia, pero ya no es parte del juicio ni de la experiencia estética.

El hombre busca en el conocimiento antes de exponerse a una obra de arte, en lugar de dejar guiarse por su sensibilidad para extasiarse y comprender. Prefiere saber qué es lo que quiere decir la obra, pero sin dejarse llevar por el camino de sus sentidos y dejar que ellos exploren su relación entre él y la obra de arte.

Imagen tomada de: www.razon.com.mx

Referencias bibliográficas:

Bourriaud, Nicolás (2008), Estética relacional, Buenos Aires, Adriana Hidalgo. Molinuevo José Luis, “la experticia estética moderna”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *