El estado de la vivienda en México bajo el enfoque de derechos

Por : Comunicación y Eventos

Coordinación de Investigación / Mtro. Salvador Cervantes Cajica

La concepción de los derechos sociales, como elementos necesarios para alcanzar el bienestar de las personas, se ha visto influenciado por las distintas transformaciones políticas y económicas suscitadas a lo largo del siglo XX, sin embargo, se pueden identificar dos posturas al respecto: como aspiraciones de lo posible y como derechos subjetivos. Es bajo esta segunda postura que diversos Estados han asumido la prestación positiva (dar o hacer) de la alimentación, la salud, la educación, el trabajo, la vivienda y la seguridad social (Arango, 2005). Sin embargo, es importante reconocer que las condiciones que guardan distintos países para asumir dicha responsabilidad son diferentes; mientras que en los países desarrollados se enfrentan (en mayor medida) al reto de modernizar sus estructuras administrativas para hacer más eficientes sus recursos, en países en vías de desarrollo, como es el caso de la mayoría de los países en Latinoamérica, el principal problema es la carencia de los mismos, condición que se vuelve más compleja y se explica porque se convive con “formas premodernas y caciquiles de ejercicio del poder” (Cabrero, 2010, p. 34).

En México el acceso a la vivienda social surge como una necesidad y no propiamente como un derecho, debido al desplazamiento del campo la ciudad, como parte del proceso de industrialización posrevolucionario. En este sentido, la creación de organismos para la obtención de vivienda social, como lo son el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (INFONAVIT) en 1972 y el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los trabajadores al servicio del Estado (FOVISSSTE) en 1974, permitieron su obtención de manera masificada, sin embargo dicho avance respondió a la lógica de demanda y oferta, esto es, acceso a vivienda a quienes puedan pagarlo y no a quienes puedan necesitarla.

Con la creación del Fideicomiso Fondo de Habitaciones Populares (FONHAPO), en 1982, se dio un paso importante para la obtención y mejoramiento de viviendas por parte de población no asalariada y de bajos ingresos, a partir de esquemas de créditos y subsidios.

Sería hasta el siguiente año, 1983, que el derecho a la vivienda quedó consagrado en el artículo 4 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cuya Ley de atendería los instrumentos y acciones para alcanzar el objetivo de poseer una vivienda digna y decorosa.

Otros dos sucesos de orden externo impactarían en el camino hacia el reconocimiento de la vivienda como derecho social subjetivo en México. El primero se suscitó en 1987, con la celebración del Año Internacional de la Vivienda para las Personas sin Hogar, el cual ofrecería un diagnóstico amplio de su estado, además de que daría como resultado la Estrategia Mundial de la Vivienda hasta el año 2000, convirtiéndose en uno de los temas de derechos humanos prioritarios por parte de las Naciones Unidas. El segundo daría sentido a la política social para materializar los propósitos constitucionales (vivienda digna y decorosa): la Observación General Número 4 (OG4) 1, emitida por el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (CDESC), el cual es órgano encargado de vigilar la implementación del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

De lo anterior que en el año 2001 se crearía la Comisión Nacional de Fomento a la Vivienda (CONAFOBI), convirtiéndose en 2006 en la Comisión Nacional de Vivienda (CONAVI). Este organismo se encargaría de verificar que las acciones de desarrollo urbano de los sectores públicos, sociales y de vivienda se conecten con buen ordenamiento territorial, que busquen un buen desarrollo sustentable, así como que desarrollen programas de financiamiento para el subsidio y ahorro previo para la vivienda.

Después de este largo recorrido conviene preguntarse ¿qué condición guarda actualmente el ámbito de la vivienda en los últimos 15 años de políticas sociales? De acuerdo con la CONEVAL, del año 2004 al año 2018, se han implementado 24 programas sociales con beneficios directos en materia de vivienda. Ante un presupuesto acumulado de quince años de $30,068,938,845.00, los resultados han sido los siguientes. El rezago habitacional 2 presentó un incremento del año 2008 al 2016, pasando de 9.1 millones a 9.2 millones de viviendas. Conforme al conforme al reporte Estado Actual de la Vivienda en México 2018, las viviendas en rezago, el 38.5% se ubicaron en zonas urbanas32 (3.5 millones), 43.5 % en zonas rurales (4.0 millones) y 18% en zonas de transición (1.6 millones) (CIDOC, 2018).

Por otra parte, el Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018, el 45% de las viviendas a nivel nacional presentan rezago habitacional. En poblaciones rurales el porcentaje aumenta drásticamente a 96.5% (CONEVAL, 2018).

Las cifras parecen ir en contra de lo esperado, la inversión realizada en el ámbito de la vivienda no refleja una mejoría,

Referencias

Arango Rivadeneira, R. (2005). El concepto de derechos sociales fundamentales. Colombia: Legis.

Cabrero, E. (2010). “Del administrador al gerente público”, en Enrique Cabrero (comp.), Administración Pública (pp. 33-59). México: Biblioteca Básica de Administración Pública del Distrito Federal (BBAPDF)/Siglo XXI editores.

Cámara de Diputados del H. Congreso de la Unión (5 de febrero de 1917). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Diario Oficial de la Federación, DOF 08-05-2020. Disponible en http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf_mov/Constitucion_Politica.pdf

Centro de Investigación y Documentación de la Casa A.C. (2018). Estado Actual de la Vivienda en México 2018. México: CIDOC.

Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (2018). Estudio Diagnóstico del Derecho a la Vivienda Digna y Decorosa 2018. México: CONEVAL.

———————- (2004-2018). Inventario Nacional de Programas y Acciones Federales de Desarrollo Social. Disponible en https://www.coneval.org.mx/Evaluacion/IPFE/Paginas/historico.aspx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *