El sector agrícola ante el COVID

Por : Comunicación y Eventos

 

Se ha hablado mucho sobre los retos que han afrontado los sectores industrial, comercial y turístico, derivados de la pandemia y el confinamiento social generado por la misma. Sin embargo, no se ha detenido a analizar cuál es la situación abordada por parte del sector agropecuario.

Sin duda una de las preocupaciones que todos tuvimos al inicio del confinamiento social fue la disponibilidad de alimentos durante este periodo. De hecho pudimos observar como en varios casos se dieron compras de pánico donde la gente trato de allegarse de alimentos procesados que pudieran ser consumidos durante este tiempo. Sin embargo no pudo hacerse lo mismo en el caso de los productos de tipo perecederos que también formaba parte de la dieta de la personas, y que hasta en algún momento, fue una estrategia preventiva clave contra el COVID-19.

El sector agropecuario fue considerado como un sector esencial, por lo que no suspendió el desarrollo de sus actividades (Morales, 2020), de hecho muchos de los subsectores fueron capaces de incrementar sus exportaciones hasta en 4.2%.

Este comportamiento superavitario del sector, debió afrontar varios retos para poder alcanzar estos resultados. Según reporta el BID (2020) entre los problemas que tuvieron que ser enfrentados fueron los relacionados al transporte de la producción, la adquisición de insumos, la contratación de mano de obra, la incertidumbre en los precios y demanda de los productos del campo y finalmente, la falta de liquidez y acceso al crédito.

Fuente: BID, 2020

Figura 1. Porcentaje de percepción de afectación por el coronavirus

Detallando los puntos anteriores, el reto relacionado con el transporte y la incertidumbre en el precio y demanda, resultó un factor que jugó en favor o en contra del productor. Debido a que la situación ha sido inédita, el productor que basó sus decisiones de qué sembrar y cuanto sembrar, en antecedentes históricos, no tuvo acceso a información que le permitiera predecir qué iba a pasar. Muchos de nosotros percibimos como varios productos agropecuarios sufrieron variaciones importantes en su precio. La razón de estas variaciones se asoció a que los productos no pudieron llegar dentro de los tiempos necesarios para asegurar un precio competitivo en los mercados, adicionalmente, las personas modificaron sus conductas alimenticias, lo que llevó a las variaciones en la demanda.

Adicionalmente, las variaciones en los precios de los insumos, fue otro factor que los productores tuvieron que afrontar y que tuvo impacto sobre los costos de producción. Esta es otra de las razones que llevó a las variaciones en precios que observamos durante el punto más complicado de la pandemia.

Sin lugar a dudas, los productores han podido tener un aprendizaje que les servirá para poder responder a las nuevas situaciones que han van a presentarse derivadas de esta pandemia o de nuevas situaciones que podrán presentarse en el futuro.

Sin lugar a dudas, el sector agropecuario ha tenido la capacidad de responder a los retos que se presentaron y gracias a sus esfuerzo, hemos podido tener en nuestra mesas alimentos frescos, inocuos y accesibles que necesitamos para mantener nuestra salud.

 

BID (2020). Retos para la agricultura familiar en el contexto del COVID-19. https://blogs.iadb.org/sostenibilidad/es/como-esta-afectando-la-pandemia-del-covid-19-a-nuestros-campesinos/

Morales, R. (2020). Brilla el campo en medio de la pandemia. El economista. https://www.eleconomista.com.mx/empresas/Brilla-el-campo-en-medio-de-la-pandemia-20200814-0016.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *