Hablemos de ética

Por : Egresados UVP .

Por Carolina Zárate Priego
Responsable de Seguimiento de Egresados

Los últimos sucesos acaecidos a nivel mundial han dejado un claro mensaje “no somos seres indispensables para el funcionamiento de la tierra” al contrario somos seres qué para vivir en armonía tuvimos que inventar el Estado y con ello las instituciones que lo respaldan, debemos de desarrollar normas, leyes y reglas de convivencia social, para repartir los bienes necesarios para vivir. La actual contingencia sanitaria provocada por el virus SARS CoV-2 nos ha mostrado una panorama que desde hace varios año ya sabíamos: la convivencia con el entorno natural no es una convivencia ética, la finitud de los recursos naturales la sentíamos muy lejos de nuestro presente, pero no sólo nos ha revelado la relación del ser humano con la naturaleza, también nos ha presentado la relación con otro ser humano, la relación de ética que desarrollo con la comunidad de desconocidos con los que convivo diariamente.
En las últimas semanas se han presentado casos de agresiones ante el personal médico, se les ha discriminado y negado ciertos servicios, el miedo se apodera de las masas, y los hace actuar ante su beneficio, el beneficio que otorga el egoísmo, y que por ende comporta una postura nada ética ante un problema que exige pensar necesariamente en el otro, a pesar de la presencia de casos deplorables, se puede celebrar la participación y muestras de apoyo que presenta la sociedad mexicana ante ese telón develado que es la desigualdad, no todos pasan la cuarentena de la misma forma, no todos cuenta con el beneficio siquiera que otorga el comportamiento egoísta.
La ética diría Fernado Savater es el arte de saber elegir dentro de las múltiples posibilidades que otorga la vida, es el arte del buen vivir, lo cual implica la presencia del otro, la presencia del desconocido, implica una condición sine quan non del desarrollo de la empatía, no sólo con mi prójimo, sino también con la relación que el ser humano tiene con el medio ambiente que lo rodea y que lo cobija.
La pregunta que debe rondar nuestras mentes y nunca olvidar de ahora en adelante será ¿y la ética? De esta manera estableceremos relaciones acordes a las necesidades de cada uno y de todos en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *