Historia de la Cerveza

Por : Comunicación y Eventos

Gabriela Ríos Corripio / División de Negocios, Hospitalidad y Ciencias Sociales/ Septiembre 2019

La cerveza es uno de los productos más antiguos de la civilización. Por definición la cerveza es una bebida alcohólica no destilada que se obtiene de la fermentación de un mosto elaborado a partir de malta de cebada, con o sin la adición de otros cereales no malteados. La mezcla de estos cereales con agua se transforma en azúcares mediante la digestión enzimática. Posteriormente se agrega a la mezcla el lúpulo y/o sus derivados y finalmente es sometida a un proceso de cocción (López et al., 2002). La cerveza es una de las bebidas alcohólicas más consumidas en el mundo y, además de alcohol (etanol), es rica en otros nutrientes como carbohidratos, aminoácidos, minerales, vitaminas y otros componentes bioactivos como los polifenoles (Estruch, 2014).

La historia de la cerveza está ligada a los primeros pasos dados por el hombre en la agricultura. Las primeras cervezas las elaboraron los sumerios (Sáez, 2012), las cuales venían a ser una especie de sopa de granos fermentados, generalmente espesas y toscas, con sabor ácido, que permitía el almacenamiento para los meses en que desaparecían los cereales. Dependiendo de los pueblos, el proceso de tránsito paulatino desde la sopa primitiva a una cerveza propiamente dicha, bien fermentada, tuvo etapas diversas (Rojo et al., 2006).

Historia de la Cerveza

Fue en los monasterios donde se llevaron a cabo los primeros procesos de importancia que permitieron que la cerveza evolucionase desde el nivel doméstico al de la elaboración artesanal especializada. En algunos casos la conformación de tradiciones cerveceras en determinadas regiones europeas fue resultado de la amplitud de las operaciones de ciertos monasterios. Dadas las escalas de las operaciones de los monasterios, la cerveza dejó de ser un artículo para el autoconsumo y se convirtió en una mercancía. Conjuntamente con las operaciones de los monasterios, los centros de poder feudal también se preocuparon por la fabricación de cerveza. La importancia de estas instalaciones dio lugar a que se emitieran disposiciones tendentes a regular la fabricación de cerveza (Moreno, 2013).

En el siglo XIX emergió una poderosa corriente de innovaciones científicas, las cuales tuvieron repercusión directa en la confección de la cerveza. La mundialización de la cerveza la ha tornado en la bebida de mayor consumo en el mundo y la más extendida en una amplia variedad de países de distintos continentes y condiciones socioculturales (Couyoumdjian, 2004).

Fuentes

Couyoumdjian, J. R. 2004. Una bebida moderna: la cerveza en chile en el siglo XIX. Instituto de Historia Pontificia, Universidad Católica de Chile.  37 (2): 311-336.

Estruch, R. 2014. Efectos cardiosaludables de la cerveza con y sin alcohol. Nutrición Hospitalaria. 30 (2): 82-88.

López, A., García, G.M., Quintero, R.R., López-Munguía A., Canales, l. 2002. Biotecnología alimentaria. Editorial Limusa. México. 263-312.

Moreno, A. 2013. Historia de la cerveza y su introducción en España. 197: 35-40.

Sáez, P. J. 2012. La cerveza y su historia. Consultado el 05-10-2015. Obtenido de: http://mayores.uji.es/datos/2011/apuntes/fin_ciclo_2012/cerveza.pdf

Rojo Guerra, M.A., Garrido Pena, R. y García Martínez de Lagran, I. 2006. Un brindis con el pasado; La cerveza hace 4.500 años en la Península Ibérica. Secretariado de Publicaciones e Intercambio Editorial. Universidad de Valladolid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *