La Importancia de la Bioconstrucción

Por : Comunicación y Eventos

División de Ingenierías / Coordinación de Ingeniería Civil / M.I. Hector Reyes Carrasco

 La pobreza es la insatisfacción de las necesidades básicas, entre ellas la vivienda, siendo tema de amplios análisis en lo social y económico. Las características económicas y sociales actuales en México y el mundo, en donde la bioconstrucción provoca una innegable incorporación de valores medioambientales al sector de la construcción pudiendo generar importantes beneficios en materia energética, logrando el desarrollo de nuevos materiales y sobre todo ahorro en los costos de fabricación; además abre un amplio abanico de posibilidades que benefician a las personas que más lo necesitan.

Esperanza García López, autora del libro “Técnicas Ecológicas de Construcción no Tradicionales”, destacó que muchos sistemas constructivos ecológicos son una alternativa para la construcción, ya que pueden edificarse con el uso de los materiales naturales y de la región, adaptándolo al clima, las tradiciones y las costumbres de la población.

El costo de viviendas ecológicas puede ser desglosado en dos puntos:

Consumo de energía. La mayoría de estos sistemas van de dos a tres veces más térmicos que una vivienda común de tabique, lo que significa, por lo tanto, un ahorro en el consumo de energía para calefacción proporcionando a sus habitantes temperaturas cálidas en invierno y frescas en épocas de calor, del mismo modo se traduce en una abrupta reducción del nivel de las emisiones de CO2.

Costo y tiempos de construcción. La mayoría de estos materiales (paja, adobe, bambú, etc.) son de bajo costo y fáciles de manejar; permiten terminar una casa en tiempos cortos, sin requerirse herramientas especiales o un alto grado de entrenamiento.

Como ejemplo tenemos la construcción con fardos de paja, muchos especialistas que se encargan de realizan este tipo de construcción han visto que el ahorro de una casa tradicional a una de paja es del 30%. Sin embargo, esta reducción de precio es mayor en la medida en que la mano de obra la pone el propio dueño, con lo que se podría reducir hasta un 65% el costo al construir con paja, con respecto de otro tipo de edificaciones.

Desafortunadamente, en México las autoridades no impulsan la edificación de este tipo de construcciones. Las normas se enfocan a todo lo que no es ecológico y entonces las personas con conciencia ambiental simplemente no pueden obtener financiamiento para edificar su vivienda.

A pesar de esto, es necesario que las diversas variedades de estos sistemas de construcción sustentable sean adoptadas por las nuevas generaciones de constructores o puedan incluir aspectos ecológicos y económicos en sus diseños y proyectos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *