La muñeca María: Cultura Mazahua

Por : Comunicación y Eventos

Difusión Cultural / Lic. Maria Monserrat Quiroz Gomez

Las muñecas Marías, hechas de trapo y coloridos listones, animan una hebra de la mexicanidad mediante sus trazos y bordados. Si bien estas muñecas aparecieron como el resultado del sincretismo cultural entre el Nuevo y Viejo continente, se cree que las primeras muñecas, hechas con arcilla, palma y cabellos de maíz, acompañaban a los rituales sepulcrales de los niños como protección contra los malos espíritus.

Tras la conquista española los juguetes novohispanos comenzaron a mezclarse con los de las culturas indígenas, resultando inevitablemente en una amplia diversidad de usos y costumbres. De esta mezcolanza llegó el trompo, la pirinola, los yoyos, los baleros, trastos de porcelana o figurillas de barro o madera, muñecas europeas de porcelana y muñecas de trapo.

Origen

Estas muñecas de trapo conocidas como María, tuvieron su origen en Michoacán y Estado de México. Fueron elaboradas por el grupo étnico mazahua como una alternativa más económica y tradicional de los juguetes que se vendían en los mercados –principalmente de las muñecas de porcelana importadas de España–. Con el paso del tiempo, estas muñecas empezaron a representar a  las mujeres mazahuas que solían recorrer las calles de la ciudad de México y a quienes se les llamaba “Marías”. Se dice inclusive que esta es la razón por la que las muñecas, con listones de colores e indumentarias típicas de la región, se ganaran el nombre de “muñecas María”.

Actualmente las muñecas María son una representación artesanal de la mexicanidad, por lo que se fomenta su creación sin necesidades de máquinas ni pegamentos. El objetivo es recuperar la pasión, el amor y el valor de las mujeres mazahuas que se dedicaron a transmitir su sabiduría de bordado en bordado, de hilo en hilo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *