Paquete Económico 2020

Por : Comunicación y Eventos

División de Negocios, Hospitalidad y Ciencias Sociales / Licenciatura en Contaduría / C.P. J. Alberto Muñoz Vargas / Octubre 2019

El Paquete Económico 2020 que presentó el Gobierno Federal el pasado 8 de septiembre de 2019 ante la Cámara de Diputados, contiene tres documentos: la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación, el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación y los Criterios Generales de Política Económica, asimismo, de forma paralela a estos documentos se incluyó la Miscelánea Fiscal, en palabras coloquiales esos documentos nos indican: la fuente de los ingresos que percibirá el gobierno, los rubros en que se gastaran esos ingresos y el contexto financiero y fiscal del país.

La ley de Ingresos contempla obtener recursos de casi 6.1 billones de pesos, es decir, 6,100 mmp (millones de millones de pesos), se establece que de esa cifra 5,511.9 mmp serán ingreso presupuestal y 584.4 mmp financiamiento (deuda), asimismo, se precisa que del importe señalado 1.1 billones de pesos se aplicarán a pensiones, 944,000 millones a participaciones estatales, 700,000 millones a deuda, 759,868 millones a Inversión y estructura (5% menos que 2019) y 1,890 mmp para el gasto federalizado. Por otro lado,  el presupuesto contempla incrementos en secretarias como Salud, Seguridad, Energía, Educación y en sentido contrario sufrieron recortes secretarias como SEMARNAT, Del Trabajo, Gobernación, Turismo, SEDATU o Comunicaciones y Transportes.

Dentro del marco financiero se estima un crecimiento de la economía entre el 1.5% y 2.5% del PIB (producto interno bruto), el tipo de cambio del peso con respecto al dólar se estima en un promedio de $19.90, la inflación esperada es del 3%, el ingreso petrolero se estima en una producción diaria promedio de casi 2 millones de barriles y un precio de 49 dólares por barril.

Con relación a la Miscelánea Fiscal, en el ISR (Impuesto sobre la Renta), se ajusta la tasa de retención al ahorro de personas físicas de 1.04% a 1.45%, se adiciona el concepto de establecimiento permanente, se establece como requisito de deducción para la subcontratación laboral cumplir con una nueva retención de IVA (Impuesto al Valor Agregado), se condicionan los pagos a REFIPRES (Regímenes Fiscales Preferentes), se limita la deducción de intereses, se crea un capítulo para la prestación de servicios a través de internet mediante plataformas digitales y apps, asimismo, se establece una retención de impuesto a los usuarios de esas plataformas, de manera similar se establece la obligación de retención a personas físicas en ventas por catálogo (Avon, Fuller, etc.), se elimina la figura de FIBRAS, y se limita el estímulo al cine.

Paquete Económico 2020

Imagen de Peter Arreola en Pixabay.

En materia de IVA, se establece un IVA a la economía digital por servicios prestados por residentes en el extranjero (Uber, Cabify, Netflix, Amazon, Airbnb, etc.), una nueva retención del impuesto por subcontratación laboral, en el caso de juicios de arrendamiento inmobiliario se establece que la autoridad judicial requiera los comprobantes fiscales (CFDI’s) que amparen el ingreso y en caso de no existir informar al SAT dicha situación.

En materia del IEPS (Impuesto Especial sobre Producción y Servicios) se establece una “actualización por inflación” lo que genera un incremento, en el caso de tabacos de $0.350 pesos a $0.498 pesos por unidad y a bebidas saborizadas de $1 a $1.27 por litro.

En materia de CFF (Código Fiscal de la Federación), se restringe el trámite de la e.firma (antes FIEL), se adicionan causales para la cancelación de sellos digitales, se establecen sanciones con relación al uso del buzón tributario, se define el término “razón de negocios” concepto que podrá utilizar el SAT en uso de sus facultades de comprobación, se amplía la responsabilidad solidaria a directores, gerentes generales, socios o accionistas para responder por las obligaciones causadas durante su gestión, en la parte en que los bienes de la persona moral no alcancen a garantizar el interés fiscal, se establece la obligación al contribuyente o a sus asesores fiscales de informar al SAT “esquemas reportables” aplicados en la determinación de sus contribuciones, definiéndose dichos esquemas como cualquiera que pueda generar directa o indirectamente la obtención de un beneficio fiscal en México y tenga alguna característica identificada como área de riesgo, en caso de no cumplir la obligación se establecen sanciones de $15,000 a $20’000,000 de pesos.

Por último, es de señalar que el paquete económico tendrá vigencia de forma general a partir del 1 de enero de 2020 una vez que concluya el proceso legislativo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *